Estafa al seguro, ¿picaresca o delito?

fraude al seguro

¿Cuántas veces has oído a alguien cercano decir que mintió al seguro? En algunas ocasiones, se le da poca importancia entendiendo que paga el seguro pero esto no es ciertamente así. Cuando alguien intenta estafar al seguro el mal perjudica a todos los asegurados. Hoy te contamos todo lo que debes saber sobre la estafa al seguro.

¿Qué es el fraude en un seguro?

Según la RAE el significado de fraude es “engaño económico con la intención de conseguir un beneficio, y con el cual alguien queda perjudicado”. En este caso los perjudicados serían la aseguradora y el resto de personas aseguradas. Son muchas las personas que no se dan cuenta de las consecuencias del fraude al seguro médico u otro tipo de seguros como el del coche o el seguro del hogar. 

¿Por qué también se ven afectados el resto de asegurados? 

Es muy sencillo de entender, las aseguradoras resuelven los problemas de sus clientes con el dinero que estos pagan por las diferentes coberturas que ofrecen. Por lo tanto, como ya estarás pensando, cuando una persona plantea una reclamación falsa para obtener un beneficio económico, lo hace a costa del resto de los asegurados. 

Típicos casos de fraudes a aseguradoras

Existen diversos tipos de fraudes, cada uno con sus propias características y métodos. A continuación, se detallan algunos de los casos más comunes:

Fraude de colisión deliberada

Uno de los fraudes más comunes es la colisión deliberada. En este tipo de estafa, el defraudador provoca intencionalmente un accidente de tránsito con el objetivo de cobrar la indemnización del seguro. Estos incidentes suelen ser planificados meticulosamente, y a menudo incluyen cómplices que actúan como testigos falsos para respaldar la versión del estafador.

Reclamos exagerados

Otra modalidad común es la exageración de daños. En estos casos, los asegurados presentan reclamaciones por daños que superan considerablemente los reales. Por ejemplo, un pequeño accidente vehicular puede ser reportado como un daño grave, o se pueden incluir bienes inexistentes en un reclamo por robo.

Lesiones falsas 

Algunas personas fingen lesiones o exageran la gravedad de las mismas tras un accidente para obtener compensaciones mayores. Este tipo de fraude no solo implica reclamaciones médicas, sino que también puede incluir demandas por incapacidad laboral prolongada, afectando considerablemente las finanzas de las aseguradoras.

Incendios provocados

El fraude por incendio es otro caso típico, donde el propietario de un bien, ya sea un vehículo, una vivienda o un negocio, provoca intencionalmente un incendio para cobrar el seguro. En muchos casos, estos incidentes se disfrazan como accidentes, pero las investigaciones suelen revelar intencionalidad detrás de los hechos.

Robos simulados

Los robos simulados son otra estrategia fraudulenta común. En estos casos, los asegurados reportan el robo de bienes que nunca existieron o que no fueron realmente robados. A veces, incluso involucran la desaparición de objetos de alto valor, con el objetivo de obtener una indemnización significativa.

Documentación falsificada

La falsificación de documentos también es una práctica recurrente. Los estafadores presentan documentos falsos o alterados, como facturas, recibos y registros médicos, para sustentar sus reclamaciones fraudulentas. Este tipo de fraude puede ser difícil de detectar, ya que la documentación parece legítima a simple vista.

Complicidad entre asegurado y proveedor

En algunos casos, existe complicidad entre el asegurado y un proveedor de servicios, como talleres de reparación de vehículos o proveedores de servicios médicos. Ambos partes se ponen de acuerdo para inflar los costos de reparación o tratamiento, presentando facturas exageradas a la aseguradora.

¿Qué pasa si miento al seguro?

No es ningún secreto que cualquier compañía de seguros está ahí para obtener beneficios. En ocasiones, algunas personas se sienten tentadas a mentir a sus compañías de seguros para obtener una prima más baja o sacar un beneficio económico cuando se solicitan los servicios que entran en las coberturas contratadas. 

Si una aseguradora verifica que has incurrido en una mentira puede sancionarte con: 

  1. Cancelar tu póliza: Es una de las primeras medidas que puede tomar la compañía. Te dejará sin ninguna cobertura. 
  2. Aumentar tus primas y negarse a pagar cualquier reclamación futura por ese tema concreto. 
  3. Si mientes sobre algo importante puede anular tu póliza con carácter retroactivo, es decir, en caso de accidente o suceso si presentas una reclamación, la aseguradora podría denegate dicha reclamación. 

Como ves, engañar al seguro no es algo que deba tomarse como una picaresca sino que tiene consecuencias graves para todos. Además de poder quedarse sin seguro y tener que correr con todos los gastos en España es delito. 

Según el informe de ICEA del año 2021 “El fraude al seguro español”, detrás del 1,60% de todos los expedientes que se tramitaron había un fraude. Esta cifra, además, es superior a la de los años anteriores situando la tasa de fraude del año 2020 en un 1,18%. Por lo que la lucha contra el fraude a los seguros de todo tipo es evidente. 

Fraudes hay de todo tipo, pequeños y grandes aunque se calcula que un tercio de los engaños conllevan reclamaciones inferiores a los 500 euros. 

Penas legales por estafar al seguro 

En la actualidad el delito de estafa aparece en el artículo 248 del Código Penal, por lo que en función del acto cometido puede tener unas repercusiones muy graves para dicha persona. Como sanción por dichos hechos, el juez puede imponer al estafador en cuestión las siguientes penas: 

  1. Si lo defraudado no supera los 400 euros la multa será de 1 a 3 meses. 
  2. Para los fraudes más comunes y superando los 400 euros, la multa será de uno a tres meses y la pena de cárcel puede oscilar entre los seis meses y los tres años. 
  3. Las grandes estafas que superan las cantidades anteriores se castigan de seis a 12 meses en la aseguradora y la pena de prisión de 1 a 6 años. Se considera gran fraude o estafa cuando se superan los 50 mil euros. 
Tributación seguros de vida.

Como ves, mentir al seguro para salir beneficiado más allá de lo que corresponde por los servicios contratados puede ser muy perjudicial. Nuestro consejo es que siempre contrates un seguro que te ofrezca aquellas necesidades dependiendo de tu situación o estilo de vida si hablamos de un seguro médico. 

¿Ya cuentas con un seguro médico? Genial, si crees que necesitas ayuda para poder elegir un seguro médico en Segurbonus podemos ayudarte. Somos mediadores de seguros, es decir, no nos debemos a ninguna aseguradora por lo que siempre buscaremos las mejores coberturas. 

¿Quieres conocer cuánto cuesta un seguro médico? Además de ello, puedes visitar nuestro blog donde hablamos de todo lo que necesitas saber sobre seguros de salud, seguros de vida o seguros de decesos

Sobre el autor

Abrir chat
Hola, soy Noemí, si tienes dudas sobre algún seguro o no encuentras la información que buscas, escríbeme y te ayudaré encantada.

Mi horario para atenderte en tiempo real es de Lunes a Jueves de 9:30 a 17h y los Viernes de 9:30 a 15h. ¡Gracias!